miércoles, 9 de abril de 2014

Opina de todo, que no cuesta dinero





Cada vez más se da valor a los entornos multidisciplinares y multiculturales. La innovación, la creatividad, viene de conectar distintas visiones y experiencias para generar ideas nuevas. Sin embargo, creo que nos cuesta mucho considerarnos expertos de algo, o con derecho a opinar. Salvo los de marketing que siempre estamos, cual hombre orquesta, cantando nuestras alabanzas por los pasillos, por cualquier parte, a todo al que quiera oírnos y a todo en que no; va en nuestro ADN, y si te dedicas al marketing y no lo haces, mejor empieza ya. El marketing empieza por uno mismo.



Decía que a muchas personas nos cuesta vernos capaces de opinar o tratar temas de los que no nos consideramos expertos, en especial en un entorno laboral. Ya sabemos que cuando hay que hablar de fútbol todos somos expertos entrenadores. Quizás tenemos miedo a quedar mal, a hacer el ridículo.

Pienso que deberíamos hacer todo lo contrario. Deberíamos opinar de todo, expresar nuestro parecer sobre cualquier cosa que se nos pregunte, e incluso aunque no se nos pregunte. Los expertos de algo, con frecuencia, a base de aprender cómo se hacen las cosas vamos recortando caminos y opciones, que en un momento posiblemente no eran adecuadas, pero que pueden tornarse válidas al cambiar las condiciones de contorno. Por eso necesitamos la opinión de personas no contaminadas por la experiencia, que vean las cosas con el espíritu de un niño, y nos abran la mente a nuevas posibilidades. Así que preguntemos a todo el mundo que podamos sobre nuestras ideas aunque a priori no entiendan del tema, y sintámonos libres de opinar sobre cualquier cosa. Puede que demos en el clavo.

¿Qué opinas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario