lunes, 28 de octubre de 2013

Cómo conseguir comentarios en tu blog





Lo que motiva a alguien a dejar un comentario no suele coincidir con su motivación para leer un artículo o compartir el mismo en redes sociales

Cuando escribimos un blog, cualquiera que sean los objetivos que perseguimos, casi seguro uno de ellos es generar impacto. Este impacto lo podemos medir de distintas maneras, utilizando distintos parámetros.

Posicionarnos en buscadores, obtener visibilidad en medios especializados para demostrar que somos expertos en unas ciertas temáticas, conseguir viralidad siendo compartido en las redes sociales, involucrar a los lectores, pueden ser algunos de nuestros objetivos. Uno de los que más acaricia el ego de los autores de un blog son los comentarios.




¿Seguro que generar comentarios es tu objetivo?

En principio a todos los que escribimos un blog nos encanta que alguien se tome la molestia de escribir algo en respuesta a uno de nuestros artículos. Dejar un comentario es algo que requiere esfuerzo, sobre todo si realiza alguna aportación. Vemos además un vínculo y contacto directo con los que consumen nuestros contenidos. ¡Hay personas reales detrás de las estadísticas!

Contrariamente a lo que se pueda pensar, tener un número elevado de comentarios no necesariamente va de la mano de otros objetivos que pueden ser más importantes, como la visibilidad o la viralidad. Por ejemplo, el artículo más visitado de mi blog no tiene comentarios, algunos de mis artículos más compartidos en redes sociales, con visibilidad muy notable, tampoco.

Cuando empecé a escribir mi blog "En clave positiva", ya hace cerca de 5 años, lo hice sin objetivos claros más allá de compartir con otros mis experiencias y reflexiones profesionales. Me preocupaba obtener comentarios como reflejo de que lo que contaba resultaba interesante. Si claro, y por ego. Ya en los comienzos una anécdota cambió por completo mi actitud ante esto. El Premio Nobel de economía Paul Krugman escribió un artículo sobre la economía española que tuvo gran repercusión en medios escritos y televisiones; como de lo que dicen los medios difícilmente se puede extraer ninguna conclusión válida, fui a buscar el artículo original. Para mi sorpresa el número de comentarios a este artículo era "ninguno". A partir de aquí me relajé completamente: se puede ser Premio Nobel y ni el tato comenta tus artículos.

Es decir, lo que motiva a alguien a dejar un comentario no suele coincidir con su motivación para leer un artículo o compartir el mismo en redes sociales. Tampoco tener un elevado número de lectores va a garantizar los comentarios, aunque obviamente depende directamente de ello.

La capacidad de generar comentarios está relacionada, entre otras cosas, con quién es tu público objetivo, y no va a ser lo mismo, por ejemplo, si buscas compartir conocimiento entre iguales, o si buscas demostrar tus competencias ante tus clientes.

3 herramientas infalibles para generar comentarios

Si tu objetivo es generar comentarios aquí te dejo algunos mecanismos que te pueden ayudar a ello:

- Generar polémica, atacar a un grupo, o herir sensibilidades. Esto es lo que más funciona; pincha a alguien y te lloverán los comentarios de los heridos y de los que quieren echar más leña al fuego. Enfrentando a dos grupos belicosos tienes la guerra de comentarios garantizada. Como ejemplo te dejo este artículo de Enrique Dans en que que no pude menos que dejar un comentario (como ves le ha funcionado).

- Plantear problemas abiertos, abordar un tema buscando directamente opiniones. Esta opción es ideal si, al menos en parte, escribes para una comunidad de iguales, con el objetivo de crear conocimiento, discutir abiertamente sobre novedades o problemas no solucionados. Es un mecanismo similar al de los foros de discusión temáticos.

- La idolatría. Si eres un dios, un héroe o algo similar, conseguirás todos los comentarios que quieras sin ningún tipo de esfuerzo, digas lo que digas. Tus seguidores se comunicarán contigo diciendo cualquier cosa sólo por el morbo de sentirse vinculados a ti; y si respondes ya no te los quitarás de encima. Supongo que en este caso no hace falta ningún ejemplo. 

Personalmente, te recomiendo que en el tema de los comentarios te relajes, y disfrutes de la escritura de tu blog.

¿Qué opinas? Aunque no es mi objetivo principal, me encanta que me dejen comentarios.

Si te ha gustado este post te puede interesar:

Escribe tu blog para las personas, los buscadores ya lo encontrarán
Creando comunidad alrededor de tu blog
Duelo de marketing de contenidos: vídeo versus texto
La historia de un post: cuanto más escribes más temas surgen





11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola, esta muy bueno tu blog, gracias!!!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Me alegro de que te guste. ¡Todos los ánimos son pocos! Gracias! :-)


      Gregorio Delgado

      Eliminar
  2. Muy bueno Gregorio, te mereces un comentario! Aunque después de lo leído, quizá sería mejor dejarlo vacío...
    Un saludo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia,

      Gracias! Me encantan los comentarios ;-) Me alegra de que te gustara.

      Saludos!
      Gregorio Delgado

      Eliminar
  3. Buen Informe, a poner en practica tus consejos, Saludos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oscar,

      Gracias, espero que te funcionen!

      Saludos!
      Gregorio Delgado

      Eliminar
  4. Muy interesante el post. Yo hace apenas un mes que empecé el mío y la verdad es que todavía no he recibido ningún comentario, pero viendo el ejemplo del premio nobel ya me quedo más tranquilo xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. ¡Que disfrutes de la escritura de tu blog!

      Saludos
      Gregorio Delgado

      Eliminar