lunes, 7 de octubre de 2013

Duelo de herramientas de marketing de contenidos: vídeo versus texto





Si damos información al consumidor sobre la estructura del vídeo podemos mejorar su impacto. Con las comparaciones y las metáforas, ayudamos al lector a recrear imágenes que le conectan con nuestros mensajes.

La generación de contenidos en vídeo como parte de la estrategia de comunicación y marketing de las empresas es una tendencia reforzada por sus atractivas cualidades, y por la posibilidad de ofrecerlos fácilmente a un público ávido de su consumo a través de plataformas como youtube.

Ante los números incontestables del vídeo y sus enormes posibilidades, la generación de contenidos en texto parece palidecer y podría ser vista como algo superado o de menor impacto. Sin embargo, ambas herramientas tienen sus puntos fuertes y débiles. Del análisis de estas fortalezas y de su comparación podemos extraer conclusiones para mejorar el uso eficaz de ambas.



Fortalezas del vídeo

- Imbatible a la hora de transmitir emociones; no sólo dispone de imágenes, movimiento, el uso de los colores, sino que además tiene una potente herramienta aliada que es el uso del audio.

- Gran capacidad de llamar la atención del consumidor al inicio utilizando la combinación de video y audio, paso imprescindible para que se quede con nosotros.

- Con imágenes se puede trasladar de modo más eficaz ciertos tipos de información; por ejemplo, cómo es un objeto, al poder girarlo, hacer reproducciones virtuales etc.

- Da muchas posibilidades para ser creativo e innovar.

- Requiere un menor esfuerzo por parte del consumidor; te relajas y te dejas llevar por el contenido.

Puntos débiles del vídeo

- Generar contenidos de calidad es caro, requiere inversiones importantes y recursos profesionales, por lo que muchas empresas no se podrán permitir generar contenidos continuamente y refrescarlos, algo que esperan los consumidores. Los contenidos son cada vez más efímeros, y un vídeo de poco éxito se convierte en un caro despilfarro.

- Un vídeo no se puede "escanear" rápidamente para ver si su contenido te puede interesar. Si estás ocupado, difícilmente estarás dispuesto a ver un vídeo que dure más allá de varias decenas de segundos, y no digamos minutos. Esto reduce las posibilidades de transmitir información detallada y en profundidad.

- Su contenido no ayuda al posicionamiento en buscadores más allá del título y la descripción del mismo.

- Requiere un ancho de banda elevado, y una conexión de internet de calidad. No todo el mundo estará dispuesto a gastarse los megas de su conexión móvil en ver un video, y las interrupciones de una conexión con calidad variable pueden convertir la experiencia en negativa. Cada vez más los contenidos se consumen en el móvil.

Fortalezas del texto

- Muy fácil de generar a bajo coste y de modo recurrente o frecuente. Puedo generar novedades de modo constante.

- Bien estructurado permite al lector escanearlo rápidamente para valorar si le interesa realizar una lectura completa, de algunas partes, o por encima. Podemos realizar una gradación del tiempo dedicado con la máxima eficacia.

- Ideal para transmitir información más compleja y en profundidad. Es natural que el lector se pare en cualquier momento a reflexionar sobre lo escrito para asimilarlo o darle vueltas y sacarle utilidad. Ayuda  a reforzar nuestra imagen de expertos en una materia.

- Fácilmente accesible en cualquier ubicación y dispositivo. No necesita de una conexión a Internet de calidad. No me funde los megas de mi conexión móvil.

- El contenido puede ser escaneado al 100% por los buscadores, ayudando a su posicionamiento.

- Una buena historia bien escrita puede enganchar más que un video. Hay personas que disfrutan mucho más leyendo la novela que viendo la película.

- Puede ser consumido por partes de modo muy sencillo.

Puntos débiles del texto

- Necesitamos una mayor concentración e interés del lector para que asimile los mensajes.

- Utiliza sólo un recurso de comunicación, por lo que es más difícil dejar huella.

- Tiene menos recursos para llamar la atención, resulta menos atractivo.

Algunas sugerencias para utilizar ambos medios de modo más eficaz

Ya que disponemos de imagen en movimiento y audio en los vídeos, aprovechemos una posibilidad más e introduzcamos textos. Ayudará a que se acuerden de nosotros.

Si damos información al consumidor sobre la estructura del vídeo podemos mejorar su impacto. Por ejemplo, supongamos que tengo un vídeo de 10 minutos con un monólogo de humor, y poco tiempo para verlo; puedo pasar de largo, pero si supiera en qué momentos el público ríe más, iría directamente a ver estas partes. Luego es posible que me enganche y vea el vídeo completo. Esto no sirve para los monólogos de Leo Harlem, la gente se ríe todo el rato.

En los textos es muy usual incluir interactividad, con enlaces a otros contenidos para ampliar información, llamadas a la acción, o formularios de atención al cliente. Cada vez más vemos vídeos con interactividad, mejorando sus resultados.

Es obvio que en el texto podemos, o más bien debemos, introducir imágenes y gráficos, no sólo para reforzar la información que se traslada, sino para conectar con los lectores y llamar su atención.

Utilizando las herramientas de la escritura como las comparaciones y las metáforas, ayudamos al lector a recrear imágenes que le conectan con nuestros mensajes. Del mismo modo, si intentamos que los contenidos sean amentos y divertidos, paliaremos algunas de las limitaciones del texto. Dando ritmo con secciones y subtítulos haremos el texto más atractivo.

Una buena combinación de un título atrayente y de un subtitulo relacionado con el contenido conseguirá llamar la atención y enganchar al lector. Pero por favor que el contenido esté a la altura del titular.

Aprovecho para pedir la eliminación de los vídeos en autoplay y de paso las páginas web con sonido activado por defecto; y encima se reproducen con el volumen al máximo (menudos sustos). Estas prácticas deberían estar penadas con cárcel. Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, sería bueno gravar con impuestos los artículos de 600 palabras que no dicen nada.

¿Qué otras ventajas, desventajas y soluciones encuentras para el vídeo y el texto? ¿En tu opinión, quién gana el duelo?

Si te ha ha gustado este post te puede interesar:

Porqué votar a "En clave positiva" en Bitacoras 2013 y cómo hacerlo en 2 sencillos pasos
Cómo diseñar científicamente páginas de acogida para tus campañas online
Leo Harlem, Gila y Eugenio nos enseñan a diferenciarnos en nuestro marketing de contenidos
Cómo integrar de modo automatizado el email y SMS marketing en las operaciones de tu empresa
Análisis de temáticas de éxito para Twitter, Facebook, Linkedin y Google+ a través de 40 artículos





2 comentarios:

  1. Creo que lo que más enganche tiene ahora son las infografias, combinando imágenes y texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel,

      muchas gracias por tu comentario. Yo también soy fan de las infografías; suelen ser una combinación de texto y imágen, con lo que podríamos clasificarlas como un tipo especial de texto desde el punto de vista del contenido y en el contexto de mi artículo; me parecen una excelente herramienta de marketing de contenidos, muy atractiva y perfecta para introducir un tema o mostrar datos estadísticos. Ha tenido un boom que quizás ya se ha apagado un poco. Tiene también algunos puntos débiles, como que suele ser una imagen, el contenido no posiciona en buscadores, es poco adecuada para entrar en profundidad en un tema

      Quizás es un tema para un futuro post en mi blog ;-)

      Saludos
      Gregorio Delgado

      Eliminar