lunes, 25 de febrero de 2013

6 conclusiones malintencionadas sobre la sensación de fluidez y el liderazgo de negocios punteros





De todas partes nos llega el mensaje de que para tener éxito emprendiendo hay que disfrutar hasta lo indecible haciéndolo. Es decir, tenemos que identificar lo que nos gusta horrores y dedicarnos a ello, que seguro que nos da de comer. A mi me parece que este mensaje, teniendo una gran parte de verdad, es un poco trampa.

La sensación de fluidez

Mihaly Csikszentmihalyi, psicólogo de origen Húngaro, pionero de la psicología positiva, ha dedicado gran parte de su carrera en analizar qué es lo que hace que la vida merezca la pena, y en especial en el estudio de lo que se ha denominado como "fluidez" o "sensación de fluidez" (mal traducido en mi opinión en ocasiones como "flujo"). Es interesante que es más común disfrutar de momentos de la sensación de fluidez en el trabajo que en otros ámbitos de la vida, gracias a que es más usual encontrarnos con las condiciones de contorno que la alimentan: 

1.- tener un objetivo claro
2.- realizar tareas no demasiado fáciles ni demasiado difíciles, y que van variando su exigencia según evolucionamos, con un equilibrio entre competencia y exigencia; si es demasiado difícil puedo tener niveles excesivos de estres, y en el caso contrario me puedo aburrir. 
3.- recibir feedback del desempeño, en especial para ir mejorando, orientado a alcanzar la fluidez.


Si os dais cuenta estas condiciones tienen mucho que ver también con la situación que nos puede plantear un juego de cualquier tipo, y encontrar los mecanismos que nos ayuden a entrar en la sensación de fluidez es el reto que tiene la introducción de gamificación en cualquier ámbito, como expone con argumentos impecables Kevin Werbach profesor de la Wharton School. También tiene mucho que ver con la capacidad de alcanzar un elevado nivel de concentración en una tarea. Capacidad que, por cierto, podríamos estar perdiendo a causa de la multitarea a la que cada vez más nos vemos expuestos, tanto en el ámbito laboral como en el personal.  

Alcanzamos también la sensación de fluidez con frecuencia con el arte, o los deportes, por ejemplo cuando un músico interpreta con maestría, metemos un gol, o marcamos un ippon en un combate de karate.

Remarcaría además que el concepto, del mismo modo que es aplicable al diseño de juegos, es también aplicable a la formación. 

Porqué la sensación de fluidez puede ser una trampa

Llegados a este punto ya puedo exponer porqué para mí todo este argumentario tiene bastante de trampa:

1.- Todo trabajo, por mucho que me guste, tiene una carga importante de tareas ingratas, y esta carga puede ser incluso la mayor parte del mismo.
2.- La sensación de fluidez es algo personal, en un entorno de negocios, no tiene suficientemente en cuenta la competencia, ni el ecosistema en el que me muevo.
3.- En zona de fluidez me encuentro con retos que soy capaz de superar con relativa facilidad gracias a mis capacidades, lo que quiere decir que no estoy exprimiéndome al máximo, no estoy "dándolo todo", y mis progresos están por debajo de mi capacidad de mejorar. 
  
6 conclusiones aplicables a liderar negocios punteros

1.- Puedo estar caminando hacia la ruina con una placentera sensación de fluidez, en feliz éxtasis.
2.- Si diriges un negocio y te encuentras en la zona de sensación de fluidez, deberían saltarte todas las alarmas.
3.- Los cambios en las empresas son factibles cuando se está subiendo, como te quedes en éxtasis en tu zona de fluidez, quizás con éxito, es muy probable que empieces a caer, y cuando se empieza a caer es complicado remontar.
4.- Malas noticias: si quieres que tu empresa sea puntera, debes estar permanentemente intentando salir de tu zona de confort, esto no es precisamente compatible con el éxtasis de la sensación de fluidez. 
5.- Peores noticias: si somos "realmente ambiciosos" no es en el trabajo donde deberíamos buscar la felicidad. 
6.- Buenas noticias: si eres tolerante al estres, cabezota, tienes tus objetivos bien definidos, eres capaz de plantearte a cada paso lo que estás haciendo bien o no, de reinventarte permanentemente, eres capaz de vivir siempre fuera de tu zona de confort, no te acomodas en la fluidez, tienes algunas cosas necesarias para liderar un proyecto puntero. 

¿Qué opinas? 

Si te ha gustado este post te puede interesar: 





No hay comentarios:

Publicar un comentario