martes, 31 de marzo de 2009

Por fin florece el lilo






Desde hace 6 años tenemos un lilo en nuestro pequeño jardín. Por fin esta primavera florece.

Cuando lo plantamos, era un breve esqueje con un poco de raíz arrancado de un lilo del huerto de mis padres en León. El resultado de media hora larga peleando con poca pericia contra la tierra no prometía demasiado. Durante los dos primeros años las tímidas hojas que lograba criar parecían indicar que no iba a prosperar. Sin embargo arraigó, y ahora ya sobrepasa la verja. En varias ocasiones, y la última hace unos meses, nos planteamos arrancarlo, pensando que nunca íbamos a ver sus flores. A pesar de ello mantuvimos la esperanza. Tiene ya seis proyectos de flores, con un significado y valor muy especial.

En febrero plantamos una glicinia. Parece ser que tardan años en florecer. Seremos pacientes.

1 comentario: